Arielle Dombasle: Mi único logro es el amor

¿No le dijeron nada?

Solo: "Mamá está enferma pero un maestro la va a sanar". Nos escondemos de los niños, pero ellos saben. Y mi madre lloraba mucho. Sentí que había algo más allá de la enfermedad. De hecho, mi padre estaba enamorado de otra mujer, pero como mi madre estaba muy enferma, se quedó ... Mi madre murió después de tres años de terrible cáncer. Tenía 11 años y medio ... Fue un cataclismo. [Silencio.] No puedo hablar de eso ... Pasé un año y medio en el sur de Francia con mi abuela. Un momento extraño cuando voy a una universidad en Grasse. Ya era diferente, extraño y extraño, ya que vengo de México, no quería ser el que no tiene madre. Entonces, lo escondí. Pero mis abuelos paternos me obligaron a llorar durante dos meses. En vez de vestir uniforme como los demás, fui a la escuela todo de negro. Esa es una de las cosas que me traumatizó. Luego mi padre me trajo de regreso a México y lo encontré viviendo una pasión total con una mujer nueva. Siempre viajaban, enloquecidos de amor y no querían tener niños en sus garras. Dos amantes extravagantes que solo pensaban en sí mismos. Me quedé con los sirvientes, construí un pequeño teatro y jugué obras de teatro. Era mi forma de existir. Odio esos años, de 12 a 18 años. Me sentí algo insignificante, sin amor, y con el nombre de mi madre impronunciable.

¿Cómo es eso?

prohibido. ¡Prohibido mencionar algo sobre la memoria de mi madre! A los 18 años, le pedí a mi padre que fuera a Francia. Quería cantar, ya que quería estar en la ficción, en el cuento, en la novela y encontrar a mi abuela, por supuesto, la madre de mi madre. Fue vital para mi Tan pronto como entré en las juntas, tomé el nombre de mi madre, Dombasle. Mi padre estaba furioso. Él dijo: "¿Qué significa eso?" Siempre recordaría esa frase, "¿Qué significa eso?" Fue horrible.

¿Haces una conexión entre esta infancia muy difícil y la mujer a veces excéntrica en la que te has convertido?

No sé quién dijo: "Tenemos que avanzar enmascarados" ... Estas son máscaras. Máscaras torpes a menudo, que esconden un secreto, un dolor. Ya sabes, me hice como pude. Me llevó mucho tiempo salir de mi caparazón. Mucho más tiempo que la mayoría de las personas. Solo podía hablar de la muerte de mi madre muy tarde. Continué escondiéndolo por muchos años. La primera vez que apareció en la prensa, me devastó. Y luego, poco a poco, llegamos a aceptar el destino que teníamos, su singularidad.

Deja Tu Comentario