Un llavero altamente simbólico

Cada mañana, cuando salgo de mi casa, tomo mis llaves y me divierto, miro todos los llaveros que agregué a lo largo de los años. Y luego, hace un año, me di cuenta de que, inconscientemente y sin realmente buscarlo, había colgado símbolos que me recordaban lo que hacía que mi vida fuera realmente importante para mí. Para conocerme, fue suficiente mirar mi llavero y con un poco de imaginación, llegamos a conocer una parte de mi historia.

Primero, están mis llaves, llaves que en este momento abren la puerta de mi estudio pero representan a mi familia. Puedo ver todos los recuerdos que compartí con mis padres desde que nací, días de esquí con mi padre en las tardes de compras con mi madre. Recuerdo la presencia diaria de mis abuelos y recuerdo esos momentos especiales que pasé con mi primo que considero mi hermano.

Luego viene la mitad de un oso de peluche donde está escrito "amigos", en el de mi mejor amigo, está escrito "siempre". Esta amistad se ha establecido desde hace 5 años y nunca olvidaré todas esas risas, esta complicidad y estas frases que quedarán grabadas en mi memoria. Su fuerza y ​​coraje la convierten en una joven excepcional y este llavero me recuerda lo importante que es para mí y lo mucho que la quiero como la hermana que nunca tuve.

Luego viene el llavero que simboliza mi pérdida de peso. Traduce mi perseverancia para mantener y cambiar mi dieta, mi forma de vida y cuestionarme a mí mismo. Me reconcilié con mi cuerpo, un cuerpo que odiaba y que hace tiempo que considero algo.

Sí, con este llavero, me doy cuenta de que esta chica con miedo a la vida, hace unos años, está muy lejos de mí. La que la reemplazó es una joven muy optimista que tiene fe en ella, en la vida y en Dios. Ella recuerda sobre todo lo que su familia le trae todos los días y nunca les agradecerá lo suficiente por eso.

Deja Tu Comentario