¡Todo depende de lo que pienses!

Las experiencias que experimentamos no son la fuente de nuestras emociones. Lo que está en la raíz de nuestras emociones es lo que nos decimos sobre lo que nos está sucediendo.

Aquí hay un ejemplo que ilustra este principio: después de 15 años de matrimonio, Paul se vio obligado a enfrentar un divorcio que no quería. Se vio obligado a vivir solo y comenzó a beber. Estaba tan descontento que quería morir porque no veía otra salida a sus desafortunadas circunstancias. Finalmente, Paul decidió consultar a un psicoterapeuta. Se dio cuenta de que la vida todavía valía la pena vivirla. Comenzó a ver a Dios nuevamente como el que hacía el bien, a pesar de sus circunstancias desafortunadas. Explicó este cambio de esta manera: Un día, mientras estaba profundamente angustiado, escuché las palabras que me decía a mí mismo: "Oh, ¿cuál es el punto? Estoy solo. Nadie me quiere. Nadie se preocupa por mi Nadie quiere estar conmigo. Soy rechazado e inútil ... "De repente, me sorprendió. He pensado "Pero qué estoy diciendo a mí mismo?”

Tu felicidad no depende de nadie más que de ti mismo. Haga clic para tuitear

Una de las claves para la curación de Pablo es que Pablo ha cuestionado su forma de pensar (los pensamientos son palabras silenciosas). Admitió que su forma de pensar no era buena. Se dio cuenta de que su depresión no se debía a su inminente divorcio, peroa lo que estaba diciendo (o más bien lo que pensó) al respecto.

¿Qué te estás diciendo a ti mismo? ¿Cuáles son los pensamientos de tu corazón?

Nadie tiene el poder de hacerte miserable. Tu felicidad depende de lo que pienses y creas. Si entiendes este principio, tu matrimonio y tus relaciones con los demás, y en general tu vida, se transformarán radicalmente.

La Palabra de Dios es como un espejo en el que contemplamos lo que somos: una criatura maravillosa, una obra maestra divina. Ella nos dice cuál es nuestro valor real.

¡Tienes valor a los ojos de Dios! ¡No entretengas pensamientos que te desvaloricen pero te saturan con lo que Dios piensa de ti y las situaciones por las que estás pasando, y verás cambio en lo que una vez parecía insuperable!

Amén?

Si pasas por tiempos difíciles y luchas contra la desesperación, la depresión, ¡tengo buenas noticias para ti! ¡Dios quiere sacarte de allí! Su Palabra es una medicina eficaz, un arma poderosa para luchar contra la desesperación y la depresión y ver un nuevo día en nuestras vidas. Haga clic en este enlace para descubrir 25 versículos bíblicos que animan a luchar y vencer a la depresión. Le sugiero que lea también: 10 versos para consolarte en tiempos difíciles. ¡Sé bendecido!

Lea también: descubra su verdadera identidad

¡Quédate bendito!

Deja Tu Comentario