¿Cómo manejar la ira?

Las causas de nuestras alegrías son reflejos de nuestras expectativas consciente o no Acoger la alegría es, diría, natural, como un deber. La ira, mientras tanto, sorprende y es la expresión de molestias que rechazamos en nuestra vida.

Hace unos años, mostré mi enojo, sin moderación, creyendo encontrar los remedios de los demás. Sí, resolví algunos problemas de esta manera, pero no siempre estuve de acuerdo conmigo mismo.

Ahora estoy tratando de manejar mi ira de manera diferente. Tomo el tiempo para pensar en las causas de acceso al tratar de encontrar respuestas que no yo no ponen en una situación de dependencia (ya sea en mi lugar de trabajo o en mi vida privada). Y si no encuentro una salida, planteo objetivamente sus posibles implicaciones para mi futuro. Y en algún momento, yo siempre llego a la misma conclusión: después de todo, la vida sigue sin vinagre, la miel no es la miel ...

Deja Tu Comentario