A su hijo a la contracción

No siempre es fácil llevar a su hijo al psiquiatra, incluso si conoce todo lo bueno que puede salir de estas sesiones. ¿Pero cómo están? Respuestas con Christine Brunet, psicóloga clínica y psicoterapeuta.

Entrevista de Laurence Ravier

¿Cuáles son las razones más comunes para la consulta?

Las razones son muchas, pero entre los niños que recibo, muchas personas se enfrentan con el divorcio de sus padres, la enfermedad de un ser querido, la muerte ... Una gota real y duradero en los grados es también alertar a los padres, cambios repentinos en la personalidad de su hijo, problemas con la enuresis, falta de concentración o más frecuente ...

Noto que son los propios padres quienes toman la iniciativa de una cita. Hasta hace poco, era la escuela la que sugería una reunión con un psicólogo. Hoy en día, consultar a un psiquiatra se vuelve cada vez más común: los padres superan con facilidad el sentimiento de vergüenza o humillación que pueden experimentar. Su principal preocupación es ayudar a su hijo.

¿Cómo es la primera cita?

Esta primera cita es muy importante porque, además de hacer contacto, puede aliviar y ya reflejar. Excepto que, por varias razones, separación, rechazo de una u otra, a menudo sucede que los padres no se unen. Pero siempre hago hincapié en la importancia, en mi opinión, los dos satisfacer, incluso por separado: el niño simplemente se ve atrapado en una historia familiar, una genealogía que no podemos ignorar.

A principios de esta primera cita, en primer lugar de todas las entrevistas al niño en presencia de sus padres lo saben por qué está ahí, ¿qué piensa? Luego hablo con su padre y su madre frente a él. Muy a menudo, lo instalo frente a un dibujo o con un juguete, pero le pregunto de vez en cuando sobre esto o lo de sus padres.

Hacer esto es darles a todos la oportunidad de expresarse, dar su punto de vista y mostrarle al niño que todos quieren ayudarlos. También me permite ver si el niño acepta esta discusión y los comentarios realizados. Si siento que nos estamos moviendo hacia confidencias más íntimas y más difíciles, sugiero que los padres se vean más tarde, solos. No se trata de decir todo delante de un niño, pero nunca le pediré que espere solo en la sala de espera.

También sucede que algunos padres piden conocerme, antes que nada sin su hijo.Estoy de acuerdo, a menos que consulten para un adolescente, porque no debería tener la sensación especial de que uno actúa sin que él lo sepa. De lo contrario, creo que es bueno permitirse ver al terapeuta de su hijo sin él.

Deja Tu Comentario