Frédéric Rosenfeld, psiquiatra: "La meditación es bueno para la salud"

meditas mismo. ¿Qué es para ti en tu práctica como psiquiatra?

La meditación ha cambiado considerablemente mi enfoque, haciéndolo más abierto, más atento al discurso del paciente, más creativo. No hay contradicción entre la meditación y la psiquiatría. Por ejemplo, el ejercicio de exploración corporal meditativa (bodyscan), cuando uno revisa el exterior y el interior del cuerpo, puede desencadenar recuerdos corporales que devuelvan a la memoria los recuerdos del trauma. Si mantienes un espíritu neutral e igual, sin pasión, al aceptar estos recuerdos como el resto, logras extinguir estos recuerdos.

Las terapias cognitivas dicen exactamente lo mismo: estamos condicionados por nuestro pasado y, si desconectamos nuestros circuitos cerebrales, podemos poner a otros en el lugar.

¿Se recomienda la meditación a todos?

No, y debe ser enfatizado. Físicamente, esto puede ir acompañado de dolor, que se desvanece con el tiempo. Los maestros de prácticas activas, como el tai chi o el qi gong, a veces piden un certificado médico, pero más bien para protegerse. Obviamente, juega el sentido común: un corazón evitará un yoga energético. De ahí el interés de seguir el consejo de un maestro. Psicológicamente, debes ser más cuidadoso.

En algunas personalidades frágiles, la meditación puede provocar destellos de ansiedad, descompensación, ya no existe la impresión, no saber dónde está la parte superior e inferior. Es que hay que evitar en caso de depresión o crisis existencial: el duelo, el divorcio, el desempleo ... La sensación de vacío que se conoce a veces no sirve para todos. Algunos, finalmente, pueden aferrarse a la meditación como droga, porque les da estados comparables. O medite para evacuar sus problemas: "Mi jefe me acosa, meditaré y pasará, ya no pensaré en eso". Mientras que la meditación tiene como objetivo, por el contrario, liberar la mente para abordar los problemas con un ojo nuevo, encontrar soluciones y acercarse a los demás.

PEQUEÑO EJERCICIO PRÁCTICO

para el uso de

consejos urbana de Frédéric Rosenfeld subrayado que nos introducen a la meditación en nuestro entorno diario.

Lo mejor es comenzar con una sala de meditación o de estar tranquila en un momento en que no estés demasiado estresado. Sin embargo, puede entrenarse para crear calma en cualquier parte. Tratando de concentrarse, por ejemplo, en la respiración y la sensación física que lo acompaña: el aire en

de las fosas nasales, su mama que se hincha y deshincha el abdomen que sigue el movimiento.Libera tus músculos, ¡sin presumir! Libera tu mente también. Si no funciona, funcionará la próxima vez.

- En el metro, el autobús, el tren, con ruido alrededor, si consigues concentrarte en tu respiración, generarás calma en tu mente. ¿Cómo? Por el efecto de la competencia: cuanto más te centras en tu respiración, cuanto menos atraidas estén tus mentes por otra cosa, mejor podrás concentrarte ... y se produce la calma.

- En tu automóvil, incluso si tu cerebro está manejando, tus sentimientos y percepciones son completamente aburridos. La meditación te hará consciente de las vibraciones del motor a través del volante, tu respiración, el aire que acaricia tu cara si la ventana está abierta, el campo visual que se desplaza junto a ti.

- En la oficina, puedes relajarte por un momento y luego tomar conciencia de la luz, el color de las paredes, el aire frío, la parte posterior de la silla presionando entre tal y tal vértebra ... Integras, por tu el significado y su pensamiento, el momento presente, con lo que es simple y rico, y al lado del cual tiende a pasar por su vida cotidiana.

Deja Tu Comentario