¿Cómo no reproducir el esquema de mi infancia?

¿Cómo no reproducir el esquema de mi infancia?

Casi a los 30 años, estoy más o menos ensayando las mismas preguntas sobre mi relación con mi madre. Ausencia de amor y atención que cada madre puede brindar a su hijo y que nunca ha sido mi vida diaria. Al tener hijos algún día, me da miedo reproducir el mismo patrón que el mío. Aunque sé que no le haría eso a un niño, no puedo evitar pensarlo. Y el miedo ... (Marie, 30)

Catalina Marchi

El psicólogo clínico

que

responde En su carta de bonito poner el problema detrás de nuestros deseos conscientes, nuestras creencias, nuestra voluntad, nuestra la razón y nuestros valores morales, esconden nuestro inconsciente y toda su cohorte de impulsos y fantasías ambivalentes. Freud ha sacado a la luz que existe, en cada ser humano, un instinto de repetición que involuntariamente nos empuja a redescubrir las emociones experimentadas en nuestra infancia, ya sean positivas o negativas, para recrear el mismo relaciones afectivas con nuevos socios. En resumen, para reproducir incansablemente los mismos escenarios de la vida.

Su miedo a reproducir, con su hijo, lo que ha experimentado con su propia madre no es infundado ya que una mujer que da a luz a un bebé se identifica con su bebé (al bebé que ha sido y a su propia madre en el momento de su nacimiento) ... Este complejo juego de identificaciones reactiva, en cada madre, las emociones primarias reprimidas en lo profundo de su subconsciente y las primeras relaciones que ha forjado con quienes la rodean. Algunos afectos dolorosos, ciertos comportamientos, ciertas reacciones, que no puede explicar y que no controla, provienen directamente de este pasado enterrado en sus recuerdos.

Hay una forma de salir de estas repeticiones, de romper la cadena inconsciente que hace que los mismos problemas se reproduzcan de generación en generación: la psicoterapia y especialmente el psicoanálisis. Obviamente, te sientes atrapado en tu pasado, al igual que tu madre ha quedado atrapada en su propia relación infantil con su madre. Tu lucidez es excelente, pero la inteligencia no es suficiente para desatar los nudos de los deseos inconscientes. Trabajar con un psicoterapeuta le permitiría liberarse de esta demanda de amor materno insatisfecho y finalmente asumir su vida como mujer y una posible maternidad.

Catalina Marchi, un psicólogo clínico, se graduó de la Universidad René Descartes de París V

Deja Tu Comentario